dilluns, 31 d’octubre de 2011

29 de octubre: Celebración de la vida en Nueva Esperanza

Angel Arnaiz:
En estos momentos, 18 h 30 m, se celebra un megaconcierto -así lo denomina el animador-presentador Marvin- en la comunidad Nueva Esperanza con miembros de la propia comunidad. Videos realizados de la inundación, testimonios, danza de niñas y folklórica y canciones del grupo musical Trova, de Nueva Esperanza. Este grupo ha creado una canción propia sobre esta llena, todavía sufriendo sus efectos, en el sentido de que la vida sigue, en la familia, la producción y el trabajo, educación, salud. "Aquí la tristeza no tiene entrada", comenta Marvin entre otras palabras de animación. Un rato de esparcimiento, con café incluido invitación para todos/as. Les dejo porque voy a seguir particiando de él. Se celebra en la cancha de basket, a una cuadra de mi casa, en el centro de la comunidad.

Moises Santos:
La actividad en la que celebramos la vida, en Nueva Esperanza, asistió casi toda la comunidad, con participación de el grupo de Rancheras de Nuestra Comunidad. En esta actividad se hizo una memoria Audio visual de algunos de los eventos más relevantes de la inundacion, tambien tuvo la participación el Compañero Oscar Guardado que nos relató Las cronicas de la inundación. Todo estuvo muy divertido lleno de muchas emociones.

Canción de aliento para nuestro Bajo Lempa
Autor: Victor Manuel Munguía
Intérprete: Victor Manuel Munguía
Grupo Trova del Bajo Lempa
Comunidad Nueva Esperanza, El Salvador


Fotografías de Moises Santos.


Volver al especial sobre las inundaciones

divendres, 28 d’octubre de 2011

La tormenta E-12 y líneas concretas para salir de la vulnerabilidad


La tormenta E-12...

Lo que parecía un invierno normal cambió radicalmente en octubre con la tormenta E-12, que si bien impactó directamente en Guatemala, permaneció sobre nuestro territorio del 11 al 19 de este mes, ocasionando 32 fallecidos, más de 50 mil evacuados, puentes colapsados, deslizamientos de tierra, ríos desbordados, inundaciones en el 85% (2,000 km2) de la costa del océano pacífico y un millón de personas afectadas.(...)

La historia de desastres en el país es abundante. Antes del desastre ocasionado por el huracán Ida en noviembre de 2009 (principalmente en el valle del Jiboa, donde fallecieron 200 personas), el país fue impactado por una sequía que dejó pérdidas estimadas en casi 30 millones de dólares y activó la ayuda del Programa Mundial de Alimentos. Luego, en enero de 2010, entró un frente frío que ocasionó daños menores. En marzo y abril de ese año, se desató una epidemia de dengue clásico y hemorrágico que dejó más de 1,700 casos. A ese historial se sumó la tormenta E-12, cuyos daños económicos estarán arriba de los 500 millones de dólares. Es de recalcar que los desastres de origen hidrometeorológico y los debidos a la contaminación ambiental han sido los más graves en la última década. Por ejemplo, la epidemia de dengue de 2003 dejó un saldo de 315 fallecidos y más de 50,000 personas afectadas.

 

... y algunas líneas concretas para salir de la vulnerabilidad

(...)Hay algunos temas que los salvadoreños tenemos que asumir y discutir en torno a nuestra realidad vulnerable, para poder llegar, cuanto antes, a verdaderos acuerdos de nación.

Seguimos deforestando el país a un ritmo superior al que repoblamos zonas vulnerables. Todavía se autoriza construir en zonas de ladera que contribuyen a que las correntadas de agua se vuelvan más violentas en su recorrido hacia el centro de zonas urbanas. La deforestación tiene que terminar y cierto tipo de construcciones de lujo en laderas cercanas a concentraciones humanas debe detenerse. Por otra parte, la pobreza obliga a muchos compatriotas a utilizar la leña en sus hogares y pequeños negocios. Es necesario apoyar desde el Estado alternativas de otras fuentes de energía sin dañar la economía de los pobres y contribuyendo a frenar el exceso de tala para leña.


Fuente: Notas informativas UCA (1 y 2)
Volver al especial sobre las inundaciones

Miradas ciudadanas a la calamidad

Notas informativas UCA

Carlos Ayala Ramírez, director de Radio YSUCA
25/10/2011

En el contexto de la reciente emergencia nacional por las intensas y constantes lluvias que cayeron sobre El Salvador, el obispo auxiliar, monseñor Gregorio Rosa Chávez, hizo una exhortación a ver al país desde tres perspectivas o miradas: la mirada a la realidad de inhumana pobreza; la mirada a la respuesta que como país se ha dado a la emergencia; y la mirada a la triple vulnerabilidad que caracteriza a la sociedad salvadoreña: económica, social y ecológica. Estas miradas se pueden hacer a partir de documentos que presentan sendos diagnósticos técnicos (uno reciente, por ejemplo, es el Estado de la Región 2010); también podemos recurrir a los analistas e investigadores que tienen por vocación propia el conocimiento de la realidad económica, social, política, ecológica, etc. Menos recomendable son las miradas que sobre estos temas tienen los políticos, en las cuales prevalece el interés particular sobre el general, lo ideológico sobre los datos de la realidad, el “rollo” político sobre el análisis serio.

Pero hay una mirada que no suele estar en la opinión publicada en los medios (recordemos, de paso, que opinión publicada no es necesariamente lo mismo que opinión pública, por mucho que se pretenda identificarlas: la opinión pública, en principio, forma parte de la sociedad civil y no de la sociedad política, mientras que la opinión publicada suele ser la de los grupos de interés con mayor poder económico, social, mediático, etc.). ¿De qué mirada hablamos? Nos referimos a la que hace el ciudadano común; para el caso que nos ocupa, el ciudadano que ha salido más afectado por esta calamidad nacional, el mismo que está afectado por la calamidad estructural de la exclusión social. ¿Qué expresan estas miradas? Veamos algunas recogidas entre la población del Bajo Lempa.


Volver al especial sobre las inundaciones

Sentimientos y documentos se fueron juntos (Angel Arnaiz)

Una, otra, otra más… fotografía tras fotografía aparecen desvaídas, con los colores extendidos, entremezclados, y con esfuerzo se llegan a distinguir algunas de las figuras iniciales… ¡ah! Esta fue cuando estaba dando clases de 6º grado en Nueva Esperanza al poco de llegar… y esta aquel viaje que hicimos cuando llegaron Concha y los amigos de Madrid… ¿y esa? Creo que la hizo Lothar… y este álbum no se ve nada, está todo perdido.

Así, una tras otra, mirando a ver qué se puede salvar de tanta destrucción. El agua lodosa, durante tres, cuatro días seguidos, penetró todos los rincones de la casa, dejó paredes enmohecidas, ropas insalvables, artefactos inservibles, sillas descompuestas, muebles dilatados, cumbos y otros artículos de plástico a buena distancia de la casa, entre los cercos y las ramas caídas. Alimentos, sacos de maíz, de abono para el cultivo, chanchitos y gallinas… todo se fue con la corriente poderosa de las aguas del río Lempa y de los otros dos riítos que corren cerca de nuestra comunidad Nueva Esperanza, El Espino y el Borgollón, con los drenos asolvados que les unen.


Volver al especial sobre las inundaciones

dijous, 27 d’octubre de 2011

Impacto en la agricultura y ramadería

Fotografías de ACUDESBAL

Las milpas, como ésta ya doblada, dispuesta para recogerse la mazorca, se perdieron por completo. Y también cualquiero otra producción sembrada.

Enlace al álbum de fotos.
Ver también: Pérdidas por inundaciones en el Bajo Lempa  (17 de noviembre)
Volver al especial sobre las inundaciones

dimecres, 26 d’octubre de 2011

Me siento orgulloso (Angel Arnaiz)

• Me siento orgulloso de los becarios y becarias ya graduados en la universidad que estos se han fajado, han trabajado sin descanso, hasta el límite de sus posibilidades, para que sus hermanas y hermanos del Bajo lempa sufrieran lo menos posible en la catástrofe de la inundación E-12.

• Me siento orgulloso de formar parte de un pueblo sufrido y comprometido con su gente, sus hijos e hijas, sus familias y todos sus habitantes como este del Bajo Lempa.

• Me siento orgulloso de que existan líderes comunitarios de la zona que se penquean, sufren y organizan como ningún otro por el bien de su pueblo.


Volver al especial sobre las inundaciones

dilluns, 24 d’octubre de 2011

Vídeo de la inundación en Nueva Esperanza

(Información facilitada por Angel Arnaiz)

Súper inundación o súper llena en la comunidad Nueva Esperanza, 15 al 18 de octubre de 2011, filmada, producida y trasmitida vía internet por Moi, miembro fundador y actual de la comunidad y amigo.

Todavía subió más el agua de lo que refleja el video, pues cubrió por completo todos los carros y hasta tejados de casas. La gente que permaneció tuvo que irse al campanario de la iglesia para sobrevivir la noche del lunes al martes. En ese momento eran 57 personas las que quedaban que no pudieron ser rescatadas por las lanchas que llegaron, la de Adesco, o de los guardabosques de Nancuchiname, que se ve haciendo viajes, varios al día el lunes y el martes, y otra de la Cruz Roja que hizo tres viajes el lunes en la tarde, y sacaron hasta El Zamorán a decenas de personas que se habían quedado, pensando que no iba a ser tran grande la llena. 25 hombres no salieronde la comunidad ni el martes, permaneciendo allí vigilantes de todo.





Volver al especial sobre las inundaciones

diumenge, 23 d’octubre de 2011

Inundaciones en el Bajo Lempa (23 de octubre): el retorno definitivo

Crónica de Angel Arnaiz (a través de Facebook)
(En este mapa pueden localizar las comunidades)

4:15 (Hora en El Salvador; +8 hora central europea) ¿Por dónde comenzar? Ayer noche de sábado traté de escribirles algo –fotos propias no tengo por mojarse la cámara- y se me cerraban los ojitos. Imposible transcribir una sola línea. Ahora son las 4 h 15 m del domingo. Los postes y cables de teléfonos de la zona, que sólo llegan a las cuatro primeras comunidades, están caídos y por tanto no tenemos internet. Acudesbal, por ejemplo, ha resuelto este gran problema de la comunicación haciendo sus oficinas provisionales en un ciber pequeño existente en San Marcos Lempa que ha alquilado.

Yo viajo todas las noches y regreso al amanecer todos los días. Así que aquí estoy, fiel a este espíritu comunicador que nuestro buen Dios ha puesto en mí. Ayer guié y acompañé la entrega de alimentos, artículos de aseo, personal y de viviendas, y ropa que la YSUCA, una emisora de la universidad que dirigen los jesuitas en El Salvador, y de gran audiencia y prestigio, en las comunidades de El Marío y el Presidio Liberado. Y fui entrevistado por periodistas de distintos programas de la emisora. El viernes también había intervenido en otros de la misma emisora –el artículo o nota del martes pasado sobre las inundaciones y el rostro humano de Dios ha sido bien acogido - y de Radio Nacional de el Salvador, que son las dos por las que he trasmitido algunas urgencias y necesidades inmediatas, situación de los albergues, o informaciones importantes durante todos estos días de llena o inundaciones.

Por eso, antes de regresar a la zona este domingo -en un ratito lo voy a hacer ya- he querido ponerme de nuevo en comunicación con todos mis amigos y amigas de facebook. Hay otros a quienes no puedo enviarles correos electrónicos por falta de tiempo, aunque estas notas son reproducidas en varios lugares y ampliadas su extensión, como en Cataluña, Madrid y Alemania, que sepa yo, lo que agradezco mucho.

5:15 h.   Ya se visualiza la gravedad de la inundación, de esta súper llena, en la que todavía estamos metidos hoy, después de diez días de su inicio, en las distintas comunidades. Babilonia y Los Lotes, como siempre, han sido arrasadas por las aguas. Su ubicación en la parte más baja y juntito a la ribera oriental del río las hace hipersensibles a las descargas de la presa última del Lempa, la más cercana a nosotros, la “15 de setiembre”.


Volver al especial sobre las inundaciones

Reflexiones del Equipo Maíz

De La Página de Maíz:

Centroamérica es la región del Continente donde mejor se retratan los efectos del cambio climático que vive el planeta: inundaciones o sequías, que convierten a miles de familias en damnificadas permanentes.

Y eso ocurre por las malas condiciones en que vive la mayoría de la gente y porque los grandes empresarios depredan el medio ambiente para obtener mayores ganancias.

Por eso, para superar la vulnerabilidad hay que cambiar el sistema capitalista que la genera.

Volver al especial sobre las inundaciones

dissabte, 22 d’octubre de 2011

Inundaciones en el Bajo Lempa (21/22 de octubre)

Crónica de Angel Arnaiz (a través de Facebook)
(En este mapa pueden localizar las comunidades)

Viernes, 21 de octubre

21:40 (Hora en El Salvador; +8 hora central europea) Este viernes he transportado tres familias a la comunidad Nueva Esperanza y una a la comunidad Amando López. Mañana sábado será día de regreso a sus casas de la mayoría de los albergados/as. El piso esta firme, sin agua encima, salvo en algunas partes menores. Hoy regresó el agua a nuestras viviendas, pero por las tuberías, no por una invasión destructora. Energía eléctrica llegó ayer y permanece. Mañana será día de limpieza a fondo de los grandes lodos metidos en todas partes. Yo me voy a dormir ahorita, porqueno aguanto más.

Sábado, 22 de octubre

Hola, a todos/as, son las 3 h del sábado 22 de octubre de 2011: hoy es el día de las hormiguitas. Es la mejor imagen de cómo nos encontraremos este sábado en el Bajo Lempa. De grandes a pequeños, mujeres y hombres, de cualquier condición de salud/enfermedad, a limpiar, primero, porque no hay quien entre en las casas tal como se encuentran; y a ordenar, después, colocar las cosas en su sitio, con ayudas para las más pesadas, como refrigeradoras, mesas, camas; y a hacer el recuento de lo que se ha perdido, de lo que se puede encontrar en algún rincón del lote o patio.

Y los animalitos, si se salvó el perro, el gato o la gatas con sus gatitos, el gallo y las galiinas y los pollos, y el chancho o la chancha y sus chanchitos, ¿cómo se encuentran? Ayer, por ejemplo, Conchita tuvo un momento de alegría intensa, sus ojos se le abrillaron más, tuvo una expresión de felicidad grande, cuando al entrar en su vivienda enlodada, nos recibieron el grupo de gallinas que quedó allí durante la llena, en algún lugar elevado que buscaron, y que la reconocieron de inmediato a ella por su figura y su voz.

Y, enseguida también, los hombres que no han vuelto todavía, si es que queda alguno que no lo haya hecho, a ver el ganado, las reses que quedaron en los potreros. Y ver otros útiles más complicados si funcionan o no, como las refris, ventiladores, televisiones.

Y las cosas personales, y otras como documentos, fotografías, recibos, todo hay que revisar. Y los carros, los vehículos de varia condición que no salieron el sábado anterior a lugares seguros y alejados, cuando se avisó por el altavoz instalado para estas emergencias, con ayuda internacional, en el plan de alerta temprana que funciona en las comunidades.

En Nueva Esperanza se encontraban ayer viernes, a las seis de la tarde-noche, los dueños de vehículos con el mecánico de todo el área, Carlos, de la comunidad El Mono, antes de llegar a San Marcos Lempa, para tratar de ponerlos en marcha, porque no funcionan. Bueno, y ver qué vamos a comer hoy, porque todo el alimento que había está perdido y las tiendas también sufrieron la llena. Y así la vida sigue una vez más. La sobrevivencia de la especie humana se mantiene agil y despierta en este lugarcito del planeta Tierra.


Una vendedora del Mercado San Miguelito reparte la cena en el Bajo Lempa. Foto: Francisco Campos.

Crónica de  ACUDESBAL

Este día en horas de la mañana y tarde comenzaron las familias de las comunidades del Bajo Lempa a retornar a sus viviendas. Hay mucha pérdidas, todos los cultivos estan destruidos, viviendas dañadas, enseres domesticos perdidos y ahora en adelante comienza la otra etapa prolongada de la crisis: Las enfermedades estarán más presentes que nunca y es tiempo de estar más propositivos en la creatividad de reactivar nuestro tegido productivo y lo social. Tenemos la esperanza en Dios, tenemos las capacidades en las comunidades y la fuerza de la solidaridad para levantarnos y armarnos de valor con la frente en alto caminaremos hacia el horizonte.

Volver al especial sobre las inundaciones

Responsabilidad del gobierno y CEL en las inundaciones

Hace cinco meses ya se denunció la situación de riesgo...

Comunidades del Bajo Lempa dan a conocer las amenazas por la llegada del invierno, debido a que CEL no construyó las obras de protección (30 de mayo de 2011)




... y ahora reacciona el gobierno.

Durante su visita al Bajo Lempa, el Presidente Mauricio Funes anunció que se trabajará en distintas medidas para la prevención de inundaciones en esa zona, debido a las descargas de las presas en la temporada de lluvias.

Entre las medidas están el dragado de Río Lempa, la construcción de bordas, la creación de albergues permanentes y coordinar las descargas controladas por parte de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) y las comunidades que habitan en la zona.

Asimismo, el mandatario indicó que se trabajará en una atención integral de riesgo con el mantenimiento al sistema de drenajes. Para ello, Funes dijo que es posible que se modifiquen los siguientes Presupuestos Generales de la Nación para mantener este programa. Por otro lado, Funes manifestó que su gobierno continuará con el apoyo a los agricultores, a través del acceso de créditos con bajo interés, la asistencia técnica y la entrega de semillas y otros insumos.

Diario CoLatino.com  (20 de octubre)




Volver al especial sobre las inundaciones

dijous, 20 d’octubre de 2011

Día y noche en la depresión tropical D-12 (20 de octubre)

Crónica de Angel Arnaiz (a través de Facebook)
(En este mapa pueden localizar las comunidades)

Día y noche en la depresión tropical D-12.

3:40 (Hora en El Salvador; +8 hora central europea) En plena noche del día X de la depresión D-12 2011 salvadoreña. En situaciones límite como ésta, los humanos reflejamos con nitidez nuestra doble condición de vida y de muerte La solidaridad y la esperanza se juntan con la miseria interior y la indiferencia. La sonrisa y la paz con la tristeza y el desconsuelo. La vida comunitaria con el egoísmo más vil. La generosidad sin límites con el ladronismo.

Mientras el alcalde Sesori, del departamento de San Miguel al oriente del país, recorre con su gente decenas de kilómetros para entregar un camión de alimentos a las comunidades del Bajo Lempa y se interna en persona por el agua, que le llega hasta el pecho, por caminos desconocidos, para llegar hasta el último rincón inundado de la comunidad Nueva Esperanza, empresarios egoístas elevan el precio del transporte público en zonas afectadas por los desastres.

Mientras dirigentes comunitarios permanecen vigilantes en sus comunidades inundadas, con hongos, con diarreas, con hipotermia, con los pies enllagados, con riesgo de otras enfermedades desconocidas para ellos, ladrones cercanos y lejanos aprovechan para meterse en comunidades y saquear tiendas y viviendas. Hoy ha sido en Ciudad Romero, ayer, hace trece años, durante el huracán Mitch, en la comunidad La Canoa.


Volver al especial sobre las inundaciones

dimecres, 19 d’octubre de 2011

Fotografías de las inundaciones en el Bajo Lempa

Fotografías de nuestra compañera de Igualada, Elisabet Feced y Comunidades Unidas Bajo Lempa.



Enlace directo al álbum de fotos.

Volver al especial sobre las inundaciones

En el Bajo Lempa las pérdidas son totales y CEL es culpable (CESTA Amigos de la Tierra y ACUDESBAL)



Volver al especial sobre las inundaciones

Inundaciones en el Bajo Lempa (19 de octubre)

Crónica de Angel Arnaiz (a través de Facebook)
(En este mapa pueden localizar las comunidades)

3:30 (Hora en El Salvador; +8 hora central europea) Aunque la situación en la zona ha majorado, y podrían comenzar a regresar a lo que quede de sus casas algunos/as albergados/as en ciertas comunidades, nadie ha tomado esa decisión, porque existe el comentario entre todos nosotros de que es posible otra superdescarga de agua en la presa que nos afecta y habría que volver a salir a la carrera de nuevo. Estamos expectantes, pues, para ver si hoy miércoles logramos una informacón fidedigna sobre este punto y que cada familia tome sus decisiones. En Nueva Esperanza y Ciudad Romero seguro todavía no se puede regresar porque hay agua en las calles y en las viviendas y todos los sitios. O sea que la llena continúa, aunque más suave y está bajando con lentitud.

No les pongo fotos porque la cámara que uso se quedó en mi casa de Nueva Esperanza. Y aunque estaba en un estante alto quizá no me sirva ya porque el agua habrá llegado allí tal vez, aunque estaba alzada en alto - como otros bienes que se pueden imaginar-. Y así en todas las familias.

6 de la mañana Lloviendo. Este era el motivo por el que se está en compás de espera para comenzar el regreso de los albergues a algunas viviendas de alguna comunidad del Bajo Lempa que está más seca, como La Canoa o Amando López, que milagrosamente no se llenaron. La llena o inundación sigue en la mayoría de los poblados o comunidades. Este agua de ahora mantiene las previsiones de lluvia en todo el territorio nacional. Todas las clases desde infantil hasta universidad están suspendidas desde hace días. Y es lo que hace posible las nuevas superdescargas de la presa que nos afecta, la llamada 15 de setiembre, por lo que estamos retenidos fuera de la zona hasta ver qué sucede. En definitiva, vereemos la intensidd de las lluvias de hoy y su alcance geográfico, que se extiende también a Honduras y Guatemala. Nicaragua, más al sur nuestro, ya declaró, como El Salvador, situación de calamidad pública nacional.

Heidi, Marvin y Angel Frías en Nueva Esperanza durante la llena o inundaciones de octubre 2011 por la depresión tropicla D-12















Volver al especial sobre las inundaciones

dimarts, 18 d’octubre de 2011

Imágenes de las inundaciones en el Bajo Lempa (18 de octubre)

Fotos de Carlos Claros






Volver al especial sobre las inundaciones

Inundaciones: Damnificados de hoy y de ayer

Editorial Radio YSUCA 
18/10/2011

La situación de emergencia nacional provocada por las lluvias da pie para muchas reflexiones. Este día, nosotros queremos resaltar tres aspectos. En primer lugar, esta temporada lluviosa nos ha revelado otro rostro de El Salvador. Los medios de comunicación, sobre todo televisivos y escritos, quieren mostrarnos los daños causados por el fenómeno, la fuerza de las crecientes, las evacuaciones, pero de fondo también nos muestran esa realidad que no sale frecuentemente en sus espacios: las precarias viviendas de la zona rural hechas con pedazos de madera, nylon y láminas de zinc; las casitas en la periferia de la zona urbana colgando de barrancos o a orillas de ríos; viviendas que no tienen las mínimas condiciones para desarrollar una vida digna. En su inmensa mayoría, la población afectada por las tormentas vive en condiciones materiales muy precarias durante todos los días del año. Es cierto que la naturaleza a veces es inclemente y no respeta estratos sociales ni espacios geográficos, pero también lo es que los más golpeados por los fenómenos naturales son los más pobres del país. Las grandes lluvias, así como los terremotos, nos dejan ver ese otro El Salvador, distinto de los modernos edificios, de los congestionados bulevares y de los lujosos centros comerciales que suelen exhibirse con equivocado orgullo nacional. El desastre socio-natural que estamos sufriendo nos hace caer en la cuenta de que estos hermanos y hermanas han vivido precariamente toda la vida, y con razón la naturaleza le afecta con mayor dureza.


Volver al especial sobre las inundaciones

Vídeo de las inundaciones en el Bajo Lempa

Javier Menjivar, reportero de Canal 12, relata las condiciones en que se encuentra la zona del Bajo Lempa.




Volver al especial sobre las inundaciones

Inundaciones en el Bajo Lempa (18 de octubre)

Crónica de Angel Arnaiz (a través de Facebook)
(En este mapa pueden localizar las comunidades)

5:45 (Hora en El Salvador; +8 hora central europea). Para ver amanece este martes: ni palabras tengo para comentar la situación concreta de nuestra gente. Menos de todo El Salvador y Guatemala. Como somos paisistos pequeños y periféricos y empobrecidos y sin lobbys económicos ni políticos internacionales... como otros países africanos, ni se nos menciona fuera de aquí.

Bueno, el buen Dios de Jesús ha plantado su tienda, ha construido su vivienda entre los más pobres. Al ver la carita de las ancianas albergadas en la escuela de San Marcos Lempa o Jiquilisco, con arrugas, con una sonrisa triste, con ojos brillantes que miran de frente, con una ropita desgastada por el uso, y unas sandalias de plástico en sus pies vi el rostro del buen Dios de Jesús ayer en nuestro querido El Salvador. Al contemplar los ojos enrojecidos, con unas lágrimas contenidas saltando apenas de ellos, mujeres jóvenes, fuertes, luchadoras, probadas en mil batallas de la vida diaria familiar y colectiva, con hijos tiernos moviéndose a su lado que me abrazaban con inmenso cariño... vi el rostros del buen Diosito lindo de Jesús ayer en El Salvador. Al ver a jóvenes rescatistas voluntarios de sin horas extras de trabajo intenso porque la noche se junta con el día en sus labores por las aguas enlodecidas y enloquecidas podríamos decir de nuestra tierra bajolempeña vi el rostro fuerte y tierno del buen Jesús de Nazaret. Y a Alirio, a Marvin, a Nelson, al otro Nelson, a Elmer, a Mario, a Gilberto, a Alberto, a Joche, al otro Marvin, a Alfredeo, a Nohé... rostros jóvenes, rostros decididos, rostros cansados por dias y noches sin dormir y sin dejar de trabajar para que la catástrofe disminuya sus efectos y fuera menor en consecuencias desastrosas para sus hermanos y hermanas humanas, vi el rostro decidido y humano de Jesús llorando por su amigo fallecido al que dio nueva vida.


Volver al especial sobre las inundaciones

dilluns, 17 d’octubre de 2011

Inundaciones en el Bajo Lempa (17 de octubre)

Crónica de Angel Arnaiz (a través de Facebook)
Fotografías de Oscar Irhaeta
(En este mapa pueden localizar las comunidades)

Última actualización: 20:30. (Hora en El Salvador; +8 hora central europea).

3 h - 3 madrugada (Hora en El Salvador; +8 hora central europea). El agua se ha metido ya en todo el Bajo Lempa. Y sigue subiendo con fuerza. En Nueva Espernza, quienes se han quedado ahí, caminan en este momento hacia el salón multiusos -nunca mejor nombrado- del instituto, al norte de a comunidad. En el albergue de El Zamorán quedan refugiadas algunas personas y todo el personal de Acudesbal, en total unas treinta personas. Queda un metro de altura para que llegue al interior delrefugio. El agua ha subido otro metro en altura. Un camión del ejército ha salido hace 15 minutos de este refugio con unas treinta personas de las que se habían quedado allí anoche, camino de San Marcos Lempa. Parece que tienen problemas de pasar porque un árbol ha caído en la calle. Tengo dificultades de comunicación telefónica con algunas partes de la zona.

3 h 30 m Son unos 70 los pobladores de Nueva Esperanza que se han albergado en el instituto (de bachillerato) de la comunidad. Ocupan las aulas y el salón multiusos. Tienen los útiles o trastes de cocinar traídos de la escuela, situada en otro lugar de la comunidad, los que sirven para preparar la alimentación de niñas y niños. De allí han trasladado también los alimentos existentes, como frijoles, arroz, aceite, para mantenerse este tiempo hasta que baje el agua. El agua se encuentra a un bloque del suelo de las aulas, como 25 cm. Ha subido ya como tres bloques. Y sigue subiendo. Angel Frías se ha quedado y está ahí, para quienes le conozcan, en especial de Madrid.

4 h 10 m El agua está a medio metro del suelo del refugio de El Zamorán, casa de mujeres de Acudesbal. Son unas 80 personas. Son familias de El Zamorán y Nuevo Amanecer que quisieron quedarse ahí. Está todo elpersonal de Acudesbal y 18 rescatistas de Comandos de salvamento. Comen alimentos enlatados que recibieron ayer durante el día.

5 h 10 m Las descargas del río Lempa, presa 15 de setiembre, andan por los 11´000 m3 x seg. Equivalen a las del huracán Mitch de 1998, que es la inundación, hasta ahora, de referencia como de máxima destrucción en la zona. Ahora avisaron antes de la llena que llegaba y pudimos salir a tiempo. En la otra orilla del Lempa, perteneciente a San Vicente - Tecoluca obligaron a la evacuación. La policía casa por casa fue a que la gente saliera. En nuestra zona de Usulután hay otra situación y bastante gente se quedó en las casas o los albergues. Comunican que parece que la fuerza del agua está bajando en El Zamorán y es probable que ya no suba mucho más. Si es así pues con la amanecida dentro de un rato se verá la situación mejor. Entonces se podrá saber cómo andan quienes quedaron en otras comunidades, pues las comunicaciones por radio internas se cortaron. Las pérdidas son totales, incluso de ganado salvo en alguna parte que los han sacado antes. La gran cosecha de primera, de maíz, recogida estos meses anteriores, una de las mejores de la historia del Bajo Lempa, si no la mejor, se habrá perdido en los graneros o sacos de las viviendas ahora. Y otras pérdidas de útiles de la casa, incluyendo refrigeradoras tan costosas de conseguir. En fin, un desastre total en este sentido. Y con secuelas psicológicas humanas profundas, en particular en niñas y niños.

5 h 25 m Los refugiados/as en el insituto de Nueva Esperanza han salido de las aulas, que están inundadas, y se encuentran en el salón multiusos. Hay más de veinte niñas y niños entre los alredeor de setenta que permanencen ahí. Les han colocado en la parte alta como escenario que tiene y allí también otras personas. La esperanza es que al fin deje de subir el agua y se estabilice, para que comience a bajar algo ya. Desde El Zamorán la información es que así comienza a suceder.

9 h 30 m En estos momentos se encuentran evacuando a unas 50 familias del albergue El Zamorán y otros lugares cercanos como Nuevo Amanecer. Salen del desvío El Zamorán en dos camiones del ejército. Comandos de salvamento y personal de Acudesbal acompañan la evacuación. Van para San Marcos Lempa y Jiquilisco. No queda nadie en el albergue de El Zamorán. También han salido algunas mujeres y niños que quedaban en casas de esta zona del Bajo Lempa.

9 h 30 m El río rompió fuerte por el centro de la zona, a la altura de El Zamorán, y sea han visto afectadas de lleno las comunidades de el mero centro, que son bastantes y mucha población en ellas. Amando López y La Canoa, más al sur, no entró el agua en ellas, resistieron las bordas de aquella zona. Más abajo desde el jueves están inundadas Los Lotes y Babilonia, consideradas de siempre de alto riesgo. Las que siguen al sur, hacia la bahía, se mantienen como el viernes o algo mejor. También rompió más al norte, por Mata de Piña y El Mono y La Papalota, cerca de San Marcos Lempa, lo cual no había sucedido así nunca antes.

10 h La lancha de Acudesbal ha llegado por la calle (Nueva Esperanza) -donde van los carros o vehículos en tiempo seco o mojado suave- hasta el instituto y en estos momentos están poniendo en ella a las mujeres y niñas/os que habían quedado ahí, junto con mujeres y ancianos, para sacarlos hasta El Zamorán y que allí puedan montar en algún camión del ejército que está llegando hasta allí para evacuar hacia San Marcos Lempa. El agua por las casas cercanas al instituto -algo más altas por hallarse hacia el norte de la comunidad-, llega a las ventanas, como metro y medio de alto; en las cercanas a la parte de la escuela, más al sur, será mayor todavía la subida. Así que las péridas serán totales.

11 h Familiares de personas que se encuentran en el albergue de Ciudad Romero solicitan que llegue la lancha a recoger a sus familiares, pues se encuentran sin comida. Desde Acudesbal, en El Zamorano, informan que tienen solicitudes de evacuación de muchas partes del Bajo Lempa. De momento no pueden programar ir a Ciudad Romero porque van a realizar otros dos viajes más a Nueva Esperanza. Están esperando que la Fuerza naval envíe dos lanchas para emplearlas también. Creo que sería oportuno llamar al Comité de emergencia nacional para la gente de Ciudad Romero. El personal de Acudesbal saldrá cuando salgan los de Nueva Esperanza.



Volver al especial sobre las inundaciones