dissabte, 22 d’octubre de 2011

Inundaciones en el Bajo Lempa (21/22 de octubre)

Crónica de Angel Arnaiz (a través de Facebook)
(En este mapa pueden localizar las comunidades)

Viernes, 21 de octubre

21:40 (Hora en El Salvador; +8 hora central europea) Este viernes he transportado tres familias a la comunidad Nueva Esperanza y una a la comunidad Amando López. Mañana sábado será día de regreso a sus casas de la mayoría de los albergados/as. El piso esta firme, sin agua encima, salvo en algunas partes menores. Hoy regresó el agua a nuestras viviendas, pero por las tuberías, no por una invasión destructora. Energía eléctrica llegó ayer y permanece. Mañana será día de limpieza a fondo de los grandes lodos metidos en todas partes. Yo me voy a dormir ahorita, porqueno aguanto más.

Sábado, 22 de octubre

Hola, a todos/as, son las 3 h del sábado 22 de octubre de 2011: hoy es el día de las hormiguitas. Es la mejor imagen de cómo nos encontraremos este sábado en el Bajo Lempa. De grandes a pequeños, mujeres y hombres, de cualquier condición de salud/enfermedad, a limpiar, primero, porque no hay quien entre en las casas tal como se encuentran; y a ordenar, después, colocar las cosas en su sitio, con ayudas para las más pesadas, como refrigeradoras, mesas, camas; y a hacer el recuento de lo que se ha perdido, de lo que se puede encontrar en algún rincón del lote o patio.

Y los animalitos, si se salvó el perro, el gato o la gatas con sus gatitos, el gallo y las galiinas y los pollos, y el chancho o la chancha y sus chanchitos, ¿cómo se encuentran? Ayer, por ejemplo, Conchita tuvo un momento de alegría intensa, sus ojos se le abrillaron más, tuvo una expresión de felicidad grande, cuando al entrar en su vivienda enlodada, nos recibieron el grupo de gallinas que quedó allí durante la llena, en algún lugar elevado que buscaron, y que la reconocieron de inmediato a ella por su figura y su voz.

Y, enseguida también, los hombres que no han vuelto todavía, si es que queda alguno que no lo haya hecho, a ver el ganado, las reses que quedaron en los potreros. Y ver otros útiles más complicados si funcionan o no, como las refris, ventiladores, televisiones.

Y las cosas personales, y otras como documentos, fotografías, recibos, todo hay que revisar. Y los carros, los vehículos de varia condición que no salieron el sábado anterior a lugares seguros y alejados, cuando se avisó por el altavoz instalado para estas emergencias, con ayuda internacional, en el plan de alerta temprana que funciona en las comunidades.

En Nueva Esperanza se encontraban ayer viernes, a las seis de la tarde-noche, los dueños de vehículos con el mecánico de todo el área, Carlos, de la comunidad El Mono, antes de llegar a San Marcos Lempa, para tratar de ponerlos en marcha, porque no funcionan. Bueno, y ver qué vamos a comer hoy, porque todo el alimento que había está perdido y las tiendas también sufrieron la llena. Y así la vida sigue una vez más. La sobrevivencia de la especie humana se mantiene agil y despierta en este lugarcito del planeta Tierra.


Una vendedora del Mercado San Miguelito reparte la cena en el Bajo Lempa. Foto: Francisco Campos.

Crónica de  ACUDESBAL

Este día en horas de la mañana y tarde comenzaron las familias de las comunidades del Bajo Lempa a retornar a sus viviendas. Hay mucha pérdidas, todos los cultivos estan destruidos, viviendas dañadas, enseres domesticos perdidos y ahora en adelante comienza la otra etapa prolongada de la crisis: Las enfermedades estarán más presentes que nunca y es tiempo de estar más propositivos en la creatividad de reactivar nuestro tegido productivo y lo social. Tenemos la esperanza en Dios, tenemos las capacidades en las comunidades y la fuerza de la solidaridad para levantarnos y armarnos de valor con la frente en alto caminaremos hacia el horizonte.

Volver al especial sobre las inundaciones