dimarts, 18 d’octubre de 2011

Inundaciones: Damnificados de hoy y de ayer

Editorial Radio YSUCA 
18/10/2011

La situación de emergencia nacional provocada por las lluvias da pie para muchas reflexiones. Este día, nosotros queremos resaltar tres aspectos. En primer lugar, esta temporada lluviosa nos ha revelado otro rostro de El Salvador. Los medios de comunicación, sobre todo televisivos y escritos, quieren mostrarnos los daños causados por el fenómeno, la fuerza de las crecientes, las evacuaciones, pero de fondo también nos muestran esa realidad que no sale frecuentemente en sus espacios: las precarias viviendas de la zona rural hechas con pedazos de madera, nylon y láminas de zinc; las casitas en la periferia de la zona urbana colgando de barrancos o a orillas de ríos; viviendas que no tienen las mínimas condiciones para desarrollar una vida digna. En su inmensa mayoría, la población afectada por las tormentas vive en condiciones materiales muy precarias durante todos los días del año. Es cierto que la naturaleza a veces es inclemente y no respeta estratos sociales ni espacios geográficos, pero también lo es que los más golpeados por los fenómenos naturales son los más pobres del país. Las grandes lluvias, así como los terremotos, nos dejan ver ese otro El Salvador, distinto de los modernos edificios, de los congestionados bulevares y de los lujosos centros comerciales que suelen exhibirse con equivocado orgullo nacional. El desastre socio-natural que estamos sufriendo nos hace caer en la cuenta de que estos hermanos y hermanas han vivido precariamente toda la vida, y con razón la naturaleza le afecta con mayor dureza.


Volver al especial sobre las inundaciones